El guion del comerciante timador: nos infiltramos en sus clases de formación