Marta y Lucía pierden todo el dinero: ni la pista de Alejandra Rubio ha podido ayudales