Eric y Miquel consiguen mucho más dinero del que pensaban para irse de fiesta