Antonio y Fernando siguen a su intuición y pierden 30.000 euros