NO SCOPE: Videojuegos como medio para superar problemas sociales