Sandra consigue lo imposible: “Se han lavado el pelo con vinagre”