El viento lleva a Pablo hasta los brazos de Ona: “Hay muchas preguntas que no tienen respuesta”