Ona prefiere comer con las manos: “Los cubiertos metálicos romper la conexión entre tú y el alimento”