Eduardo Aldán nos pone nostálgicos con Enrique y Ana y su disco filipino