Abascal se cuela en una biblioteca y la lía