Un nuevo caso de ‘yayovandalismo’: destroza los coches de sus vecinos con una catana