La tensión en Cataluña no deja de crecer mientras encara el aniversario del 1 de octubre