Así funcionan los supermercados fantasma, en los que los trabajadores tienen solo dos minutos para preparar la cesta de la compra