La sanidad pública española: buena calidad, pero falta de recursos públicos