Los restos del accidente aéreo de Mallorca quedaron esparcidos a lo largo de 700 metros