Dejarlo todo por amor: muchos miembros de la realeza han renunciado a sus obligaciones por sus parejas