El presunto asesino de Pilar confesó el crimen en su detención pero luego se negó a hablar