Una discusión por un móvil, posible detonante del asesinato machista de Jaén