Playas paradisíacas se convierten en vertederos donde recalcan toneladas de residuos