El parricidio de Beniel reabre el debate sobre el régimen de visitas de los menores en casos de violencia de género