Se disparan los termómetros, que alcanzarán los 40 grados