Larraitz, enferma de ELA, pide una muerte digna para "dejar de sufrir tanto por los dolores"