La mujer de Castro Urdiales coció la cabeza y la envolvió en papel de aluminio