Un manifestante de Barcelona lo tiene claro: “Los derechos humanos no se consiguen de forma pacífica”