La Manada encuentra un defensor en la figura del presidente de Vox en Andalucía