La irresponsabilidad de dos viajeros infectados confina a decenas de personas en Córdoba y Lanzarote