La investigación del accidente de Reyes se complica por cómo ha quedado el coche