Gran Canaria vive un verano arrasada por los incendios