El futuro llega a las aulas educativas: las tecnológicas diademas que leen las señales eléctricas del cerebro