La costa mediterránea se prepara para la llegada de Gloria: puede generar olas de ocho metros de altura