Carreteras cortadas, calles convertidas en ríos, locales inundados de granizo… la gota fría azota media península