Chernóbil pasa de ser un área prohibida a una zona atractiva para los seguidores del 'turismo de catástrofe'