El mosso que asesinó a su expareja en Tarrasa, muy reservado