Los propietarios de Magrudis, la empresa responsable del brote de listeriosis, se encuentran en "estado de shock"