Piedad, la mujer asesinada por su marido, tenía golpes por todo el cuerpo