La amenaza de crisis sobrevuela la precampaña electoral: la tasa de ahorro de las familias está en mínimos