¿Son las pruebas la solución para una Navidad normal?