Se confirma que los restos encontrados en el río Ter son de la periodista Irene Rigall