Una residencia de ancianos, en el punto de mira por condiciones insalubres como cucarachas y goteras