La venta exagerada de linternas, hornillos o medicamentos confirma que la psicosis por el ‘gran apagón’ ha llegado a España