El negocio de la prostitución se cuela en el fútbol: se ofrece “sexo sin límites durante un mes” por una entrada para la final de la Champions