Más de la mitad de los plásticos que acaban en el mar son fibras de ropa de la lavadora