Los dos abandonos del galgo Tucco