El permafrost: la amenaza dormida a punto de despertar