Las lágrimas de una mujer de 82 años a la que han okupado la casa y le han dejado sin nada