Sí, restaurar Notre Dame es posible: “No está en ruinas ni mucho menos”