La familia del niño pintor desaparecido hace 32 años en Málaga recibe una nueva pista