El momento más desagradable de Arrimadas el 28A: le niegan el saludo en la mesa electoral