Los memes, los grandes triunfadores del debate electoral