Magrudis mintió: conocía desde febrero que su carne estaba contaminada por listeriosis